Casa en la Huerta ARQUITECTURA CULTIVADA

Alboraya (Valencia) 2017 Sup. 665 m²

Esta vivienda se sitúa en la localidad de Alboraya, en la zona fronteriza entre la retícula urbana y una gran extensión de huerta de chufa y hortalizas.

Las divisiones de las fachadas y la combinación de materiales y texturas generan un juego que recuerda a las parcelaciones típicas de la huerta.

Entre medianeras

Se trata de una casa entre medianeras situada en la esquina de una manzana residencial, por lo que goza de la comodidad de las viviendas urbanas a la vez que cuenta con unas amplias vistas sobre la huerta que se desdibujan en el horizonte.

Reinterpretación de la parcelación de la huerta

La fachada es el resultado de la combinación de unos grandes paños blancos de krion, unos abocinados de madera de iroko y las lamas que, según su posición, la textura y la materialidad varía. Todos estos elementos quedan ordenados dentro de un sistema de juntas que cohesiona el conjunto.

Perforaciones en la envolvente

La materialidad de la fachada se prolonga por la cubierta a cuatro aguas para reforzar la envolvente abstracta de la vivienda. Al conjunto de la cubierta se le sustraen dos volúmenes que conforman la terraza y el patio.

Esculpiendo el volumen

Para resolver este proyecto se plantea una envolvente geométrica limpia, blanca y abstracta, a la que se le practican unas perforaciones que generan las aperturas de la casa. Estas sustracciones dejan ver un interior de madera de gran calidez que contrasta con la pureza del resto de la fachada.

Las salpicaduras de madera marcan los accesos, tanto el peatonal como el rodado, las balconadas de la cocina y el salón y la gran terraza-mirador que corona la vivienda. El resto de huecos se cierran con lamas motorizadas de Krion blanco en su cara exterior que al abrirse muestran el interior de madera.

El mirador de la huerta

Se propone una casa íntimamente ligada al paisaje de huerta de la zona gracias a la generación de espacios destinados a su contemplación.
Desde el gran ventanal del salón y desde la terraza se obtienen unas vistas panorámicas sobre la huerta que se pierden en el horizonte.

Tonos naturales

Las zonas claras se materializan con krion blanco en la fachada, un pavimento de gran formato de en un tono arena y paredes y techos pintados de blanco. Las zonas oscuras se cubren con tableros de madera de iroko en paredes, armarios y techos y una piedra marrón oscuro en el pavimento. El mobiliario siempre se coordina con la tonalidad del espacio que ocupa.

Conexión vegetal

En el centro de la vivienda se ubica un patio donde un muro vegetal articula verticalmente todo el conjunto. Además de iluminar el centro de la casa, oxigena y refresca el ambiente gracias a la textura verde que genera en cada planta.

 

  • Arquitecto

    Ramón Esteve

  • Arquitectos
    Colaboradores

    Estefanía Pérez
    Anna Boscà
    Víctor Ruiz
    María Martí
    María Parra

  • Arquitecto Técnico

    Emilio Pérez
    Carolina Tarazona

  • Colaboradores

    Tudi Soriano
    Isabel Meyer

  • Fotografía

    Mariela Apollonio

  • Audiovisual

    Alfonso Calza

  • Música

    Henry Holzwarth
    Papu Sebastián

  • Vivienda eficiente

    Desde su origen esta vivienda se ha diseñado con criterios de sostenibilidad y ha conseguido la certificación energética A.

    La vivienda se alimenta mediante un sistema de pozos de geotermia. En una de las pendientes de la cubierta se coloca una placa de tubo de vacío que ofrece suministro al ascensor de bajo consumo que conecta la vivienda verticalmente.

    La climatización se resuelve mediante suelo radiante combinado con aire acondicionado. Se ha tenido muy en cuenta que cada estancia cuente con ventilación natural cruzada, Además, se dispone de un sistema de ventilación que controla la humedad del aire y lo renueva constantemente al tomar aire exterior. Se colocan unos filtros en la entrada para evitar polvo y posibles olores.

    Los huecos de fachada se protegen mediante un sistema de lamas motorizadas y orientables. En las grandes superficies acristaladas se ha dispuesto un vidrio de doble cámara con aislamiento térmico y acústico con control solar. Además, la vivienda presenta una envolvente de diez centímetros de lana de roca que garantiza un elevado aislamiento térmico.

    Toda la iluminación es led regulable integrada en la arquitectura, por lo que el consumo eléctrico es muy bajo.

    Toda la casa se controla mediante un sistema de gestión de domótica, desde la climatización y el suelo radiante hasta el grado de intensidad de la iluminación de la vivienda.

  • Planos