Casa La Roca BINOMIO MAR-MONTAÑA EN EL MEDITERRÁNEO

Barcelona En construcción 1.035 m²

La Casa la Roca se sitúa al norte de Barcelona, a escasa media hora de la ciudad. La parcela se encuentra en una ladera frente al mar, con un paisaje frondoso típico de bosque mediterráneo donde predominan pinos, encinas y alcornoques de gran porte.

Ninguna casa debería estar nunca sobre una colina ni sobre nada. Debería ser de la colina. Perteneciente a ella. Colina y casa deberían vivir juntas, cada una feliz de la otra.

Frank Lloyd Wright

El acceso peatonal a la vivienda se ubica en la planta primera, a través de un largo voladizo que recoge al visitante. En este nivel se ubican las estancias de día y el dormitorio principal. Se trata de una planta diáfana que se abre a la dualidad del paisaje, por un lado, la presencia del horizonte inunda el espacio interior; por otro, el bosque mediterráneo refresca y refuerza la conexión inmediata al entorno.

El proyecto nace del respeto máximo al entorno donde se ubica. La riqueza de la orografía es fundamental para la generación e implantación de la vivienda. La volumetría de la casa adquiere un aspecto másico y pesante en relación a la conexión con el terreno del que emerge: un gran basamento de piedra autóctona se funde con la montaña y forman un solo elemento. Este zócalo queda coronado por unas plataformas de hormigón marrón que protegen y prolongan el espacio interior hacia el exterior y permiten captar las diferentes visuales de la parcela.

El movimiento de los volúmenes viene definido por la ubicación de los árboles singulares existentes, que se mantienen y envuelven la casa. El solar cuenta con una roca que emerge del terreno y ofrece una posición privilegiada, desde este punto se obtienen las mejores vistas al horizonte. En torno a esta roca se organiza la vivienda: la piscina adquiere un lugar protagonista donde el peñasco emerge del agua y la tonalidad azul marino se funde con el mar.

En este proyecto adquiere gran importancia el plan paisajístico. El jardín se concibe como un campo integrado en el bosque litoral mediterráneo, que incluye una paleta de especies típicas del Mediterráneo escogidas por su estructura, textura o floración. Dicha floración se elige siguiendo la gama cromática de la casa por sus colores anaranjadas y ocres, que armonizan con las maderas, los aceros y la piedra. Se generan diversos grados de espacios exteriores donde la vegetación se apropia del espacio tales como patios, jardines, miradores o la cubierta vegetal.

Para reforzar el concepto de integración paisajística todos los colores, texturas y la gama cromática de la materialidad se mimetizan con las tonalidades del entorno. El basamento de mampostería se trabaja como en las construcciones típicas del Maresme y se utiliza una piedra de la zona. El hormigón se tiñe de marrón para dar continuidad a la parte pétrea. Las maderas utilizadas son oscuras en el exterior para integrarse con los troncos de los árboles y aportar durabilidad, mientras que en el interior son luminosas y más suaves.

  • Planos

  • Arquitecto

    Ramón Esteve

  • Arquitectos Colaboradores

    Estefanía Pérez
    Jacobo Mompó
    María Parra
    María Luna

  • Colaboradores REE

    Tudi Soriano
    Pau Raigal

  • Arquitecto Técnico

    Emilio Pérez
    Carolina Tarazona

  • Constructora

    Covisal Futur S.L.

  • Jefe de obra

    Gonzalo Llin

  • Colaboradores Externos

    Prodein Ingeniería
    Structo Ingenieros

  • Paisajismo

    Gustavo Marina Paisajistas