Casa Estudio Carmen RECONSTRUYENDO EL CORAZÓN DE LA CIUDAD

Valencia 2006 Sup. 910 m2

Enclavado en el centro histórico de Valencia, en un encuentro de calles estrechas con mucho tránsito peatonal, aparece discretamente este edificio contemporáneo aunque totalmente integrado en la trama urbana y la tipología del entorno. El edificio ya forma parte de la unidad del casco histórico.

Este proyecto de vivienda y estudio se ha desarrollado sujeto a unos condicionantes claros, en un entorno patrimonial protegido; deben conservarse elementos existentes de la edificación anterior, como los sillares antiguos que dan forma a la esquina.

La parcela tiene una forma poligonal irregular, y recae sobre dos calles. Con la finalidad de liberar al máximo el espacio central de la planta, se decide concentrar los apoyos estructurales en el perímetro, de modo que el espacio queda abierto y fluido flexibilizando diferentes usos de las distintas plantas.

Revisando lo vernáculo

Las barandillas y voladizos de los balcones se han materializado como una ligera lámina metálica de acero galvanizado que emerge horizontalmente del muro, contrastando con la masividad de éste.

Los grandes huecos del muro permiten abrir el estudio-vivienda por completo hacia el exterior, un guiño sugerente en un entorno de centro histórico, acostumbrado a las miradas cercanas. Los huecos de la planta baja se distinguen del resto tanto por su dimensión como por su sistema de cerramiento. En planta baja se dispone un sistema de lamas verticales motorizadas, mientras que en las plantas superiores se cuenta con unas correderas de lamas horizontales, cuyas hojas se ocultan en los muros de cerramiento.

Inspirado en la vivienda-taller tradicional, el edificio alberga dos espacios de trabajo y una vivienda…

La vivienda

En la planta ático se retranquean los cerramientos para formar una terraza en L en toda la longitud de las fachadas. Unos grandes paños correderos de vidrio permiten la apertura de la esquina, convirtiendo la estancia en un gran porche cubierto.

 

Espacio fluido

El muro de gran sección que compone el cerramiento de la fachada proporciona una respuesta estructural e integra todos los elementos constructivos necesarios del edificio. Al concentrar los apoyos estructurales en el perímetro, el espacio queda abierto y fluido.

Dentro, un desnudo interiorismo “blanco sobre blanco” que potencia la limpieza de las piezas diáfanas y otorga todo el protagonismo a la luz.

Todo el interiorismo y el mobiliario ha sido diseñado por Ramón Esteve Estudio expresamente para este proyecto. La iluminación artificial queda integrada en la propia arquitectura y en el mobiliario.

Luz de poniente

La iluminación natural es una parte esencial en este proyecto. Por este motivo se introduce un patio en la zona más interna del edificio, de manera que la planta sótano cuenta con luz y ventilación natural. Todos los huecos se plantean con un sistema de oscurecimiento que permite adaptar el soleamiento a las necesidades de cada momento.

El delicado juego de luces y sombras que proyectan las características celosías de madera llenan los espacios de magia cada amanecer.

El interior del estudio-vivienda es predominantemente blancos, buscando potenciar la luminosidad. Los materiales se presentan de manera fiel a su naturaleza: para el pavimento se emplea una piedra Ulldecona de gran formato; madera maciza de afrormosía para los sistemas de lamas y el pavimento de la terraza; acero galvanizado para las carpinterías de los vidrios y celosías practicables.

  • Arquitecto

    Ramón Esteve

  • Colaboradores

    Sonia Rayos

    Rafael Esteve

  • Arquitecto Técnico

    Antonio Morales
    Emilio Pérez

  • Jefe de obra

    Miguel Díaz

  • Fotografía

    Mayte Piera
    Albert Font
    Léa Chave
    Silvia Martínez
    Ramón Esteve

  • Planos Alzados

  • Planos