Centro Cultural Caixa Ontinyent HISTÓRICO Y CONTEMPORÁNEO

Ontinyent (Valencia) 2009 1.855,83 m2

El centro cultural Caixa Ontinyent es una de las obras sociales a la que la entidad ha destinado parte de sus recursos. La sede se encuentra en el centro emblemático de Ontinyent, en la antigua Casa Llorens, en el eje donde se asienta Poble Nou.

Esta zona se caracteriza por ser el centro comercial, bancario y social propiciado por la consolidación del ensanche del S. XVIII.

El hecho de emplazar el Centre Cultural en un emplazamiento histórico, revitalizando una de las últimas casas señoriales de la Calle Mayor, es un ejemplo de la actitud de orgullo de Caixa Ontinyent hacia el patrimonio de la ciudad. Además de recuperar y revitalizar el patrimonio local, se dinamiza una de las vías principales de acceso al casco antiguo.

El objeto del proyecto es crear un edificio que albergue la actividad cultural de Caixa Ontinyent y que, a su vez, represente el espíritu emprendedor de la entidad. Se trata de una edificación dedicada a la promoción de actividades culturales como exposiciones, representaciones, conciertos y conferencias, entre otras.

Memoria de un pueblo

El centro, que se encuentra entre medianeras, genera dos fachadas: la principal, vinculada a la memoria histórica de la ciudad, conservando la fachada original, y la trasera, mucho más contemporánea, donde las líneas rectas y los colores blancos transmiten luminosidad, con el río Clariano como fondo de perspectiva.

Reformulación del espacio

El edificio cuenta con un gran vestíbulo de gran altura, que actúa como espacio articulador al que vuelcan las demás estancias. Se trata de un vestíbulo multifuncional que sirve como zona de recepción, de foyer del salón de actos, y espacio para exposiciones y representaciones.

Multiusos

Desde este recibidor multiusos, se tienen diferentes vistas cruzadas hacia las distintas partes del edificio, como la cafetería, oficinas, sala de consejo, sala de exposiciones, y salón de actos, de manera que se crea un vínculo visual entre las estancias pero se mantiene su independencia funcional.

Luminosidad plena

Unos grandes lucernarios centrales, de forma abocinada, reinterpretan los huecos de la fachada histórica y dejan pasar la luz que se refleja en las paredes interiores de hormigón permitiendo que todo el espacio sea muy luminoso.

Articulando el espacio

En la fachada posterior también se crean estos agujeros abocinados para remarcar la profundidad y las vistas hacia el verde del patio.

La expresión de los materiales naturales

En la materialidad empleada para la construcción de este centro cultural, destaca la utilización de elementos blancos que aportan luminosidad combinados con materiales naturales, como los suelos de mármol de gran formato o el mostrador de recepción, la puerta de acceso de madera maciza o la piedra de la fachada principal.

  • Arquitecto

    Ramón Esteve

  • Arquitectos
    Colaboradores

    María Daroz
    Olga Badía
    Rubén Navarro

  • Arquitecto Técnico

    Antonio Morales

  • Colaboradores

    Silvia M. Martínez
    Patricia Campos
    Rafael Codina

  • Promotor

    Caixa Ontinyent

  • Constructora

    Construcciones Francés

  • Jefe de obra

    Gonzalo Llin

  • Fotografía

    Xavier Mollà

  • Planos