11 / 07 / 2017

Hoy desayunamos con…

Sonia Rayos y Silvana Andrés
Arquilecturas

Sonia y Silvana son las embajadoras de Arquilecturas, un proyecto educativo desde el que la arquitectura se utiliza como herramienta de aprendizaje para crear contenidos, con el objetivo de despertar en los niños la curiosidad por el entorno y construir una mirada crítica. Ellas mismas afirman que cuando un niño aprende a observar lo que le rodea desde la perspectiva de la arquitectura, su medio se hace más comprensible y el entendimiento activo del mismo facilita el desarrollo de su creatividad, estimulando así su curiosidad espacial e imaginación. A través de talleres relacionados con el entorno construido, los niños descubren que entender la arquitectura es aprender a pensar.

Sonia y Silvana trabajan con alumnos y alumnas de educación infantil, primaria y secundaria desde los 4 hasta los 17 años en centros educativos diseñando y realizando talleres específicos en instituciones culturales públicas y privadas.

 

A Sonia, arquitecta volcada con la educación, le encantaría proyectar un colegio basado en algún sistema educativo en el que se trabaje por proyectos. Hace más de dos siglos que se reflexiona sobre la relación entre arquitectura y pedagogía, y sin embargo, en pleno siglo XXI, la mayor parte de centros escolares carecen de identidad propia. Y eso no tiene tanto que ver con el diseño de los espacios, como con los programas educativos que no tienen en cuenta las necesidades reales de la infancia.

Según Sonia y Silvana, los lugares de aprendizaje actuales no tienen en cuenta el movimiento de los que los habitan. No son espacios pensados para el movimiento. Y los niños necesitan moverse. Cuando un arquitecto se enfrenta al trabajo de proyectar un colegio, no sabe qué metodología se va a emplear en él. Tiene sentido que los espacios sean flexibles, capaces de integrar cualquier pedagogía que vaya a desarrollarse en ellos. ¿Por qué limitarnos al aula como único espacio de aprendizaje?

¿Cuál es el papel de la arquitectura en la infancia?

La arquitectura está presente desde que nacemos. Es un medio afín, concreto, que los niños y niñas reconocen fácilmente porque todos vivimos en una casa, frecuentamos espacios arquitectónicos de mayor o menor calidad. Sin embargo la arquitectura siempre se ha estudiado en los colegios dentro de la asignatura de Historia del Arte, como algo teórico, pero no suele abordarse desde la concepción de la misma, y mucho menos desde sus vivencias. Y es una lástima porque la arquitectura es algo tangible para la infancia, está a su alcance. Para ellos es sencillo encontrar la conexión entre el objeto con su realidad cotidiana. Los niños y niñas necesitan plasmar las ideas en acciones, necesitan construir, experimentar el placer que produce generar objetos, materializar los conceptos, trabajar el tacto y el movimiento. En un mundo repleto de imágenes, de abstracción conceptual y de realidad virtual, aprender haciendo se torna más necesario que nunca. Están aprendiendo conceptos ligados a su día a día: la casa, el colegio, el municipio, la ciudad, su entorno. Y lo hacen jugando, construyendo maquetas, estructuras, instalaciones, ciudades… construyendo aprendizaje.

Un sueño…

Un sistema educativo basado en las necesidades reales de la infancia.

¿Te interesa la cultura del diseño?
Recibe nuestro newsletter

Nombre*
E-mail*
 

Please leave this field empty.

¿te interesa la cultura del diseño?

Recibe nuestro newsletter

Nombre*
E-mail*
 

Please leave this field empty.

Déjanos tus datos y te contactamos.

Este sitio utiliza cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario.

¿ACEPTAS?

Política de cookies